READING

5 metas para tener en mente este año nuevo con nue...

5 metas para tener en mente este año nuevo con nuestros padres

Las metas están presentes siempre que comienza un nuevo ciclo. Cada año nuevo solemos ponernos nuevas metas: bajar de peso, ir al gimnasio, estudiar algo… ¿Qué tal si este, el 2017, también es el año en que le prestamos más atención y tiempo a nuestros padres envejecidos? Aquí hay 5 metas que podríamos considerar…

1. Usemos la tecnología a nuestro favor. Hay aplicaciones inteligentes que nos ayudan a mantener el récord de las citas médicas de nuestros padres, su lista de sus medicinas, listas sincronizadas de las tareas que tienen que realizar, noticias relacionadas a sus intereses o problemas médicos y, lo que es mejor, algunas de estas “Apps”, como Carezone o AARP Caregiving, permiten incluso crear grupos de las personas involucradas para que todos estén en sintonía.

 2. Ayudemos a nuestros padres a alimentarse bien. Casi 4 millones de ancianos en los Estados Unidos fueron diagnosticados de desnutrición en el 2012. Esto se debe a que muchos han perdido la energía o el interés para cocinar o ir de compras, también algunos comienzan a perder el sentido del gusto. Prestar atención a su  alimentación es una buena meta pues, después de los 60, el organismo tiene necesidades muy específicas. Hay que enterarnos cuáles son las de nuestros padres y luchar porque no las pasen por alto.

3. Pongámonos la meta de conocer mejor a nuestros padres. Procuremos tener conversaciones significativas con ellos. Remontémoslos a su pasado y preguntémosles: ¿Cuál era tu comida favorita de pequeño? ¿Quién era tu maestra, amigo y deporte predilectos? ¿A qué y con quién jugabas? ¿Cuál de tus tradiciones familiares es la que más quieres que nosotros mantengamos? ¿Qué es lo que sueñas que nosotros logremos?

Y dentro de estas conversaciones, TENEMOS que tocar también un tema que siempre tratamos de evitar, pero que hay que abordar: cómo quieren que los cuidemos en la etapa final de su vida. Este tema por difícil que sea, es indispensable. Sólo así tendremos la certeza que, hasta el final, honramos su voluntad.

4. Y ya que hablamos de conversar con ellos…. ¡No les levantemos la voz! Nuestros padres están envejeciendo, pero perder la velocidad con la que se mueven o reaccionan, no nos da licencia para que les robemos uno de sus dones más preciados: su dignidad. Gritarle a un padre es un tipo de violencia familiar que, lamentablemente, se ha vuelto muy popular. Este es un buen año para la meta del “no” a la ira contra ancianos.

5.  Nunca dejemos de sorprenderlos. No demostremos nuestro amor condicionado al calendario. Preguntémonos: ¿cuándo fue la última vez que les dimos  un regalo que no estuviera vinculado a una fiesta? Y si le vamos a obsequiar algo ¿sabemos qué es lo que realmente necesitan o les gusta? A todos nos gustan las sorpresas. ¡Este es el momento ideal para fomentar el arte de sorprender a nuestros papás!

 

Crédito de la foto CCO Public Domain/Pixabay

 

MIRA TAMBIEN:

Pitbull nos revela las lecciones que aprendió de su madre

 

 

 

 

 

 

 

Entrevista con Charlie Zaa: habla de su mejor regalo

Charlie Zaa


Deja un comentario

INSTAGRAM
Mantengámonos en contacto!
A %d blogueros les gusta esto: