READING

Un gran poema para los hijos

Un gran poema para los hijos

Un poema es un ave mensajera que, con sus propias alas, alcanza nuevos horizontes y toca muchas almas.  Un gran poema que puede llegar al corazón de muchos hijos, es “No te salves”, del escritor uruguayo Mario Benedetti. Para mi, éste describe muy bien lo que un padre necesita decirle a sus hijos en diferentes situaciones.

Me tomé el atrevimiento de poner entre comillas algunas preposiciones que podrían ayudarnos a aplicarlo mejor a nuestra relación hijos-padres…

NO TE SALVES

No te quedes inmóvil
al borde del camino
no congeles el júbilo
no (me) quieras con desgana
no te salves (solo a ti miso) ahora
ni nunca
no te salves
no te llenes de calma
no reserves del mundo
sólo un rincón tranquilo
no dejes caer los párpados
pesados como juicios
no te quedes sin labios
no te duermas sin sueño
no te pienses sin sangre
no te juzgues sin tiempo

pero si
pese a todo
no puedes evitarlo
y congelas el júbilo
y (me) quieres con desgana
y te salvas (solo a ti) ahora
y te llenas de calma
y reservas del mundo
sólo (tu) rincón tranquilo
y dejas caer los párpados
pesados como juicios
y te secas sin labios
y te duermes sin sueño
y te piensas sin sangre
y te juzgas sin tiempo
y te quedas inmóvil
al borde del camino
y te salvas
entonces (por favor)
no te quedes conmigo.

Al leerlo a veces pienso que nuestros padres nos están pidiendo un amor activo: si nos vamos a quedar sin tiempo e inmóviles a su lado… no los congelemos con nuestra apatía. Pero también creo que el poema puede aplicar a cómo esperan nuestros padres que vivamos la vida: sin dejar caer los párpados, sin monotonía… Sino viviendo la vida con entusiasmo, con entrega, de manera que los hagamos sentir orgullosos.

¡Ojalá que este hermoso mensaje de Benedetti no se quede solo en poesía!

MIRA TAMBIEN

VIDEO: Entrevista con JeanCarlos Canela – habla de sus padres

Jean Carlos Canela

 

 


Deja un comentario

INSTAGRAM
Mantengámonos en contacto!
A %d blogueros les gusta esto: