Separar tiempo para nuestros papás

Separar tiempo para nuestros papás debería ser una prioridad en la vida. Sin embargo, entre el trabajo, los hijos y tantas carreras, es algo que –sin querer- puede quedar rezagado.

Y no es que seamos malos hijos. Es que la vida nos coloca frente a situaciones que no nos permiten invertirlo siempre como quisiéramos, o como mejor debiéramos. Según el diario The Atlantic, en las ciudades grandes de Estados Unidos, las personas pasan unas 50 horas al año batallando en el tráfico. Aunque a mi, que vivo en Miami, me parece que esa cifra se quedó corta.

En una encuesta de Timex, también se dice que la mayoría de residentes de Estados Unidos pasan como promedio, 32 minutos esperando en la consulta de un médico,   28 minutos en líneas de seguridad cuando viajan, y 21 minutos esperando su pareja cuando van a salir. Es más, se ha estudiado que cada año en este país la gente pasa unas 37 mil horas esperando por en línea.

La pregunta es ¿cuánto tiempo estamos dispuestos a esperar por nuestros papás? ¿Nos molestamos cuando los recogemos para ir a alguna parte y se demoran? Es más: ¿los recogemos para ir a alguna parte? ?Sabemos lo que quieren de nosotros?

La cifras sobre como invertimos nuestro tiempo no deja de fascinarme. Sondeos de Cown & Company, dicen que los estadounidenses pasan por lo menos 42.1 a 51 minutos en Facebook.

Y aquí otra buena pregunta: ¿Le hemos enseñado a nuestros padres cómo integrarse a las redes sociales?

Para ponerlo en perspectiva: ¿Cuánto tiempo han dedicado ellos a nosotros?

Incluso la madre menos amorosa del mundo, nos tuvo nueve meses nutriéndonos en su vientre. Y, pensando en padres promedio, desde que nos tuvieron su vida entera giró alrededor nuestro.

Separar tiempo para nuestros padres debería cobrar más importancia que nunca. Ser una verdadera prioridad. Hacerlo nos permite esperar por ellos sin apurarlos, ayudarles a integrarse a las nuevas tecnologías y, por supuesto ¡disfrutar la vida juntos!

¿Cuánto tiempo deberíamos estar con ellos? La respuesta es: No hay una regla al respecto. Pero sí una ilustración. Es la misma que Pablo usó con los Efesios al hablarles de su espiritualidad. El les dijo que se “compraran todo el tiempo oportuno”. Todos sabemos que no hay una tienda en donde vendan tiempo. Su consejo era, pues, que “sacaran” ese tiempo quizás de cosas menos importantes.

“Comprar” es separar tiempo para nuestros padres. Tomarnos unos minutos para dedicarles una canción, visitarlos lo más que podamos, sacar un día para que seamos nosotros los que tenemos el HONOR de acompañarlos a su médico, hacer un viaje con ellos… ¡En fin! Si para el amor y el romance hay muchas iniciativas, para el amor de nuestros padres debe haber más.

Mira también: 

El valor de las sorpresas

Mujer sorprendida

 


Deja un comentario

INSTAGRAM
Mantengámonos en contacto!
A %d blogueros les gusta esto: